No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Canalizando Energía Universal



La práctica de Reiki consiste en la canalización de Energía Universal o espiritual para armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu, creando una persona sana y equilibrada. Su uso puede ser específico, para dolencias puntuales, o general para crearnos armonía.
Podemos aplicarnos Reiki a nosotros mismos o a otras personas. Cualquier persona puede practicar Reiki, no es un "don" especial para privilegiados.
Esta energía se conoce tambien como ‘chi’. Cuando visitas un acupunturista, usan agujas para facilitar el flujo de esta energía a través de meridianos o canales en el cuerpo. Esa energía lo llaman "chi". Otra técnica Japonesa muy conocida es el Shiatsu, que usa la presión de los dedos para conseguir un resultado parecido. En la India, esta misma energía se llama ‘prana’, y técnicas de respiración y ejercicios de yoga han sido desarrolladas para activar esta energía y conseguir el equilíbrio energético. En la India no piensan en términos de meridianos como los Chinos y Japoneses sino en chakras o centros energéticos que recorren todo el cuerpo desde la corona hasta la base de la columna, habiendo siete chakras principales. En resumen, todas estas técnicas sirven para armonizar tu sistema energético. De este modo, tu mismo estas en la mejor situación posible para sanarte en todos los niveles, tanto físico, mental, emocional y espiritual.
Reiki usa esta misma energía. Es una forma de enfocar esta energía sobre ti u sobre otros cuando se aprende en los cursos. Cuando recibes Reiki estas recibiendo Energía Universal, que algunos llaman la energía del amor puro y otros lo llaman Energía Divina.
El practicante de Reiki actúa como un canal, canalizando esta energía hacia la persona que la recibe. Esto lo diferencia de cierta forma de las técnicas descritas arriba, visto que las personas que la reciben realmente sienten esa sensación de amor y paz que caracteriza la energía Divina.
Reiki no tiene ningún tipo de afinidad religiosa. Es usado por Cristianos, Musulmanes, Budistas y hasta Ateos. No tiene una estructura formal, ni jerarquías ni creencias obligatorias. Es una mezcla entre una técnica práctica y eficaz para sanar y un modo de vivir y ver la vida. De hecho, muchas personas que practican Reiki sienten que refuerza el lazo con sus creencias particulares, se sienten "más cerca" de su Dios particular.
Reiki es perfectamente compatible con cualquier tratamiento médico y puede actuar como complemento al mismo. Es reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud (W.H.O.).

Qué puede hacer Reiki por mi
Hay una frase muy importante que decimos una y otra vez cuando practicamos Reiki:
"El Universo te da lo que necesitas,
¡pero no siempre lo que quieres!"
Esta frase se aplica sobre todo a nuestros deseos "materiales", ganar más dinero, conseguir un trabajo, éxito social etc. El ejemplo que se puede dar es una persona que se siente infeliz porque no le gusta su trabajo. Esa persona podría usar Reiki, con la intención de conseguir un trabajo mejor. Podría funcionar, pero también podría ocurrir que en lugar de conseguir otro trabajo, Reiki le ayuda a darse cuenta de que el que tiene es el ideal.
Otro ejemplo podría ser una persona que desea "curarse" de una enfermedad crónica. Después de recibir un curso o un tratamiento de Reiki, a lo mejor sigue con su enfermedad pero su equilibrio espiritual y mental ha mejorado hasta el punto que acepta que esa enfermedad es el camino que ha decidido seguir, y es feliz a pesar de ello.
En términos prácticos, Reiki sirve para una multitud de enfermedades y estados de ánimo. He aquí unos ejemplos:
Dolores Crónicos:
Aliviar dolores de artritis, reuma, artrosis, espalda y lumbares, dolores menstruales, migraña y de cabeza etc.

Lesiones:
Para acelerar el proceso de cicatrización y para soldar lesiones óseas. Reducir la inflamación en esguinces, sanar músculos desgarrados etc.

Infecciones:
Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico (hay mejoras documentadas en personas seropositivas, por ejemplo). Otitis, gastroenteritis, infecciones de la piel etc.

Cáncer:
Se ha usado con éxito en combinación con quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos. Puede hacer desaparecer pequeños bultos y cáncer de la piel.

Depresión, agresividad y otros tipos de enfermedades mentales:
Reiki sirve para equilibrar energéticamente y espiritualmente a las personas. Como resultado, las enfermedades mentales pueden desaparecer cuando la persona se encuentra en un estado de equilibrio y felicidad.
En resumen, el último punto lo dice todo. Reiki, mas que tratar enfermedades específicas, consigue un equilibrio completo a través de la Energía Universal. De esta forma, el mismo paciente "toma las riendas" de su propia sanación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario