No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

viernes, 16 de diciembre de 2011

La doctora Elizabeth Blackburn, una de las investigadoras ganadoras del premio Nobel de la Medicina en el año 2009, ha presentado un estudio sobre como el estrés acelera el envejecimiento de las células, y como una práctica regular de meditación puede desacelerar este proceso



Las investigaciones de la Dra. Blackburn se han concentrado sobre la relación del envejecimiento celular con la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa.

Para entender mejor de que se trata todo esto, la Doctora Blackburn, lo relaciona con una analogía muy simple. Los telómeros son las “puntas” al final de los cromosomas, los encargados de transmitir la información genética. Se puede pensar que los telómeros actúan como la tapita de las puntas de las cordones de un zapato. Si se pierden, estas tapitas, las puntas del cordón se empiezan a deshilachar. Por lo tanto, si el telómero se va perdiendo, los cromosomas se dañan como consecuencia.

Por otro lado, la telomerasa es una enzima cuya acción consiste en restaurar la longitud de los telómeros si se desgastan. Mientras esta enzima este activa, el telómero desgastado se puede recuperar.

En humanos lo que ocurre es que con el paso del tiempo los telómeros se van desgastando y la actividad de la telomerasa disminuye. Telómeros cortos y una disminución en la telomerasa llevan al envejecimiento celular y a múltiples enfermedades crónicas degenerativas como enfermedad cardiovascular, demencia, osteoartritis, osteoporosis, etc.

En el laboratorio, la Dra. Blackburn junto con otros investigadores han comprobado como el estrés psicológico puede envejecer las células, a través del desgaste de los telómeros.

En uno de los primeros estudios, observaron el efecto del estrés psicológico en dos grupos de madres: unas tenían hijos saludables, y las otras tenían hijos que sufrían de alguna enfermedad crónica. Lo que encontraron fue que las madres que habían estado cuidando de sus hijos enfermos por más tiempo, presentaban telómeros más cortos y menor porcentaje de la enzima telomerasa. Esta fue la primera vez que se observó una relación causa y efecto del estrés psicológico en el envejecimiento.

Estos resultados son una prueba clara de la relación mente-cuerpo. Demuestran como experiencias negativas favorecen el envejecimiento celular y son contraproducentes a la salud. En el estudio las mujeres con mayor estrés, telómeros más cortos y niveles menores de telomerasa, también presentaban mayor incidencia de obesidad, e indicadores de enfermedad cardiovascular como colesterol alto.

Meditación contra el envejecimiento

En lugar de buscar un medicamento para restaurar las células, el equipo de la Doctora ganadora del premio Nobel tuvo una mejor iniciativa: diseñar una intervención que puediese reducir el estrés y por lo tanto evitar el daño celular.

La intervención que estudiaron fue mindfulness meditation que se puede traducir como meditación conciente, una adaptación de las técnicas tradicionales Budistas.

Mindfulness implica poner atención de forma deliberada a las experiencias del momento presente, sin juzgar.

Los autores han encontrado que el mindfulness es un proceso psicológico que puede tener efecto opuesto al estrés en el envejecimiento. Esto lo logra cambiando la forma en que se perciben los diferentes estresores.

Al observarlos sin juzgar, sin huir, manteniéndose presente, se puede aprender a aceptarlos y a manejarlos de una manera más constructiva.

Los investigadores aún no han evaluado la intervención directamente, pero según la evidencia existente,  es de esperarse que aunque no se reviertan los daños ya ocasionadas, la meditación ayude a evitar daños mayores. Cambiando la actitud hacia el estrés por medio de la meditación se puede llevar a un futuro no solo con menos “arrugas”, sino también  libre de enfermedades crónicas!


Poner atención al momento presente puede parecer muy sencillo, pero es una practica que requiere tiempo de cultivarse. Lograrlo toma su tiempo, pero si  empieza a dedicar solo unos minutos al día para iniciar una practica de meditación conciente puede empezar a ver cambios increíbles en su forma de llevar el estrés de la vida diaria.

Nuestro agradecimiento a http://www.saborysalud.com

2 comentarios:

  1. Que sepas que poco a poco voy leyendo todo lo que pones aquí, y voy tomando nota.

    Sé que he de relajarme para mejorar mi salud, para no sentirme tan cansada, que he de hacer ejercicio para sentirme bien...

    Espero que con el paso del tiempo pueda sentir esta armonía que describes y conseguir estar alegre al 100% cada día, como creo merecer.

    Sé que lo que necesito es tiempo y mucha fuerza de voluntad para que los dolores desaparezcan.

    Gracias por este espacio Isabel.

    ResponderEliminar
  2. Querida Rebeka,

    Te mereces lo mejor y la mayor alegría en tu vida. Eres una persona extraordinaria.

    Y las gracias os las he de dar a vosotros, quienes dais sentido a mi trabajo y al de todos aquellos que nos dedicamos a buscar respuestas, a crear historias para dar alas a quienes nos rodean, e intentar impregnar con un poco de luz el día a día de todos aquellos a los que podemos alcanzar.

    Como ya sabes, aquí me tienes para lo que necesites. También puedo dar Reiki a distancia e incluso prepararte algunos ejercicios y hacerlos por chat. Así que sé fuerte, como bien sabes, y regálate una gran sonrisa, porque eres fantástica.

    ResponderEliminar