No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Reiki sana tu pasado

 
Sanar los traumas del pasado es una práctica usual dentro del Reiki. El paciente pasará por un tiempo de depuración en el que sentirá cómo hay emociones, recuerdos sensoriales y antiguas molestias que salen a flote para poder comprenderlas y superarlas.
 

  A partir de este momento, el terapeuta pedirá al paciente que divida su vida pasada en bloques de tiempo para dar Reiki a cada uno de ellos. Con ello es posible sanar traumas muy antiguos sin necesidad de saber cuáles son.

 
Será necesario un largo proceso en el que cada sesión tratará una porción de tiempo durante 15 minutos. Nuestro tiempo vital pasado se dividirá en: el momento de nuestra concepción, el embarazo, el nacimiento, de 0 a 6 meses de vida, de 6 a nuestro primer año, de los 12 meses a los 18…, y continuaremos dividiéndolo en bloques de 6 meses hasta los 11 años. A partir de ahí lo haremos en bloques de 1 año hasta la actualidad.



Es muy importante ser consciente de las emociones y sensaciones que pueden aparecer durante y después de la sesión, ya que esto nos dará pistas sobre si algún trauma ha sido despertado o erradicado. Si existe alguna de ellas que sea desagradable será indispensable continuar tratando ese periodo hasta que quede completamente limpio.
Tras el tratamiento completo, la persona se siente libre ante la vida y capaz de hacer cualquier cosa, sin cadenas que le hagan comportarse según prejuicios y auto boicots involuntarios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario