No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

lunes, 19 de marzo de 2012

Beneficios de las infusiones de hierbas

La naturaleza siempre nos ha facilitado todo lo que necesitábamos. Montañas, valles y campos están repletos de plantas con un elevado interés medicinal, pues sus principios activos nos sirven como estimulantes, analgésicos, relajantes, diuréticos… Mejoran notablemente nuestra salud y, bien utilizadas, pueden curar enfermedades físicas y emocionales. Además, las plantas pueden ser nuestras mejores amigas a la hora de combatir los nervios y esos kilos de más que se acumulan por malos hábitos o retención de líquidos.
Existen distintas formas para aprovechar sus efectos benéficos: en infusiones, vahos, cataplasmas… Pero la más sencilla, y a la que todos tenemos acceso, son las infusiones –tan sencillo como añadir agua hirviendo a una taza con flores y hojas de la planta escogida- y las decocciones –hirviendo las partes duras de la planta durante unos minutos en una cazuela con agua -.
 
Cada planta medicinal posee propiedades distintas, algunas de las más utilizadas y fáciles de encontrar son:
-          La manzanilla: por todos son conocidas sus propiedades digestivas, pero además reduce el dolor de la menstruación y es un excelente producto limpiador para los ojos, especialmente si están afectados por alguna infección o lesión leve
-          El anís verde: es un excelente compañero de la manzanilla, nos ayuda a eliminar gases, es diurético y estimula la producción de leche en mujeres durante el proceso de lactancia del bebé
-          La tila: ¿quién no ha recurrido a la tila para relajarse tras un día estresante? Pues bien, la tila o tilo calma la excitación nerviosa, la ansiedad e induce el sueño, pero eso no es todo, pues también tiene magníficas propiedades ante los procesos gripales y catarrales, actuando como antitusivo y antiespasmódico
-          La cola de caballo: junto con el té verde y el té rojo es uno de los mejores diuréticos y adelgazantes que podemos encontrar en la naturaleza. Una o dos tazas al día de esta infusión  mejora nuestra función renal, actúa como desintoxicante y depurativo, mejora nuestra circulación y aporta sílice que fortalece uñas, dientes, piel y huesos



Y si estás embarazada también puedes aprovecharte de los remedios herbales:
-          La manzanilla y el romero tienen propiedades antivomitivas
-          El jengibre, la menta y el tomillo mejoran la digestión y la producción de leche
-          El roobois es relajante y mejora nuestro sistema inmunitario
-          La frambuesa tonifica y relaja los músculos del útero, disminuyendo los dolores del parto, y la ortiga fortalece los músculos uterinos

Hoy en día podemos encontrar preparados de plantas en cualquier comercio: relajantes, tonificantes, adelgazantes… Pero es necesario tener en cuenta que no podemos utilizar la misma planta para todo, y algunas pueden provocar efectos adversos ante ciertas medicaciones o en momentos tan delicados como el embarazo y la lactancia.
Para cualquier duda concreta ya sabéis dónde encontrarme. Hasta pronto y disfrutad de vuestra infusión.

2 comentarios:

  1. Yo suelo comprar infusiones para bebes y la verdad es que les van muy bien! :)

    ResponderEliminar
  2. Las infusiones son uno de esos regalos que nos hace la madre naturaleza beneficiosos a cualquier edad. Un abrazo Miriam

    ResponderEliminar