No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Quema de plantas para purificar, proteger y atraer la positividad


 
Desde tiempos remotos el ser humano ha utilizado los dones que la Madre Tierra le ofrecía para sanar, acallar a los malos espíritus, limpiar hogares y energías… Manteníamos una íntima relación con nuestras raíces, una simbiosis que hemos perdido –u olvidado- a causa del desarrollo materialista y la vida en las ciudades.
Entre las distintas posibilidades que nos ofrecen las plantas existe una utilizada desde la prehistoria, pasando por el Egipto faraónico y los chamanes de todas las culturas. Hablamos de la quema de plantas para la purificación de energías, la liberación de bloqueos y enfermedades –ya sean físicas, psíquicas, emocionales o espirituales-.



 
Gracias a esta técnica milenaria podemos limpiar desde el campo energético de un lugar, objeto, animal o persona, a nosotros mismos, pues con el humo generamos un cambio de conciencia y propiciamos el contacto con el mundo espiritual. De este modo eliminamos los bloqueos que causan las enfermedades y limpiamos toda la negatividad que pueda rodearnos. A través de este ritual invocamos a los espíritus de las plantas para que nos protejan y eliminen la negatividad, regenerándola y transformándola en energía positiva. Para que funcione correctamente es necesario que programemos el humo de las plantas, visualizando y expresando en voz alta la intención con la que realizamos la quema.



 
Como herramienta es fundamental para cualquier terapeuta y hay distintas maneras de realizar el ritual: a través de varillas de hierbas ya preparadas –como el incienso y sus mezclas-, o quemando plantas secas y resinas en un cuenco especial con la ayuda de carboncillos.
Es altamente recomendable seguir esta técnica en nuestro hogar, lugar de trabajo y con nosotros mismos, antes y después de recibir personas, o en momentos de mucho ajetreo y preocupación. También podemos hacerlo una vez al día para mantener un ambiente purificado y libre de negatividad.





Algunas de las hierbas más utilizadas:
La Resina de Pino fortalece, purifica y sana el campo energético
La Mirra ayuda en las metamorfosis vitales y espirituales, y durante los ritos de paso
El Incienso facilita la conexión espiritual
La Salvia purifica lugares y objetos, es una ofrenda para las cuatro direcciones cardinales. Rituales de curación ante depresiones y agotamiento existencial
La Lavanda alivia las emociones, da alegría, y es una ofrenda para los espíritus de la naturaleza
El Palo Santo amplia nuestra visión y conciencia, además de potenciar nuestro lado femenino
El Romero purifica y protege de la negatividad y la enfermedad. Anula maldiciones y atrae el amor
La Albahaca nos ayuda a recobrar la confianza y la autoestima, revitaliza las relaciones estancadas y nos defiende de la pobreza espiritual, moral, intelectual y económica




2 comentarios:

  1. En cierta ocasión mi madre quemó salvia en su habitación porque algo había en ella y la verdad es que fue muy bien, por no decir que huele maravillosamente!

    besos!

    ResponderEliminar
  2. Sí que huele genial y limpia muy bien la energía estancada. A mi me encanta quemar hierbas e incienso en casa.

    ResponderEliminar