No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

jueves, 1 de marzo de 2012

Una hora dedicada a ti... Relájate


Siéntate con la espalda recta, en una postura cómoda. Cierra los ojos y respira profundamente tres veces, inhala por la nariz y exhala por la boca. Después deja que tu respiración se armonice, que vaya y venga con normalidad. Concéntrate en tu interior y en el sonido, deja que los pensamientos pasen de largo sin prestarles atención. Con cada serie de campanadas la vibración subirá desde tu primer chackra (en la base) hasta el séptimo (en tu coronilla). Deja que la energía fluya y desbloquee tus centros, que la tensión y los problemas se esfumen. Estás aquí y ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario