No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

jueves, 24 de mayo de 2012

Congreso anual de Reiki


Acabo de regresar de un viaje que ha cambiado muchas cosas en el camino que estaba desarrollando. Un viaje siempre nos abre horizontes nuevos, pero cuando además lo compartimos con otras personas, puede llegar a ser un reencuentro con partes de nosotros mismos que teníamos olvidadas.
Disfruté de una amistad de hace muchos años, pero que apenas hace uno que ha empezado a florecer realmente, saboreé la alegría de lectores, libreros y escritores en un curso, y crecí con las meditaciones y lecciones de nuevas técnicas en el Congreso anual de Reiki.
La Federación Española de Reiki y la Fundación Sauce organizan cada año el congreso, este ha sido mi primer año y, si puedo, repetiré el que viene. Fue todo un honor hablar y practicar con Johnny De’ Carli, investigador y escritor, quien me descubrió el Reiki hace años con su pequeño libro de color verde, las meditaciones y conferencias de John Curtin fueron increíbles y he de agradecerle su cercanía. Pero al margen de las personalidades presentes –ellos no eran los únicos, pero sí los que más me marcaron-, he de decir que fueron los nuevos amigos que allí hice y mi maestra de Reiki, Soraya Oliveira, quienes pusieron la guinda al pastel.
Renovada y con ganas de trabajar, he regresado a Barcelona y muy pronto organizaré iniciaciones y talleres para que los conocimientos adquiridos puedan ser transmitidos y disfrutados por muchos más.
Un abrazo y hasta pronto, que la luz os guía y acompañe

2 comentarios:

  1. Cualquier viaje te ayuda a crecer. Y si es tan espiritual sobre todo.

    Hay quienes nunca somos los mismos al regresar, y en eso somos afortunados.

    Muy wapa en la primera foto, super concentrada en la segunda xD

    ResponderEliminar
  2. Jejeje! Gracias preciosa. En la primera estaba en el Jardín de las Rosas, en el Parque del Retiro. Fui con mi amiga Cristina, quién me dejó vivir en su casa durante esos días. En la segunda nos pillaron infraganti durante una meditación a mi maestra Reiki and moi ;P

    ResponderEliminar