No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

lunes, 22 de agosto de 2016

Valladolid, Palencia, Asturias y #LaVidentedelaLunaLlena

Buenos días a todos :D ¿Qué tal os trata el verano?
Aquellos que me seguís por Instagram ya sabéis que he estado unos días por el norte de la península.
Las presentaciones en Valladolid y Saldaña (Palencia) fueron realmente bien, me sentí súper bien acogida y me lo pasé teta en las tertulias port-charla con aquellos que os quedasteis para comentar #LaVidentedelaLunaLlena.
Tras unos días de “trabajo”, tocó ver a amigos y familiares con los que hacía años que no coincidía. Max lo pasó genial conociendo a sus prim@s y ti@s. Y después nos escapamos en familia a Asturias, Cantabria y País Vasco (a Bilbao y Getxo).




Hacía mucho que no viajaba a sus montañas, bosques y playas de mareas marcadas, tan distintas de las catalanas. Disfruté como una enana y me entraron ganas de volverme Astur o Sirena. Además, pudimos gozar de unas vistas increíbles gracias a mis queridos Beka y Manu, quienes nos llevaron a conocer las alturas con el teleférico de Fuentedé (muy recomendado).
En breve llega septiembre. Pensaréis que estoy volada, pero tengo unas ganas tremendas de que la calle huela a otoño, llegue la temporada de las castañas y empecemos de nuevo con el Club de Lectura, los Talleres de Escritura y todas nuestras actividades en La Font de Mimir, l’Aranya y la Biblio de Les Roquetes.




Eso sí, ando un poco nerviosa porque en un par de días me examino para el título oficial de fitoterapeuta. Como ya comenté en su día, llevo toda la vida dedicándome a ello de forma tradicional, pero quería estudiar la cara más oficial y reglada de la sanación con plantas, y estoy disfrutando mucho con la experiencia; aunque los exámenes me ponen histérica.
Además, ando metida en unos cuantos proyectos. Ya sabéis que no puedo estarme quieta, así que tengo abierto un poemario —no sé muy bien qué haré con él Jajaja— e iniciando varias novelas, para ver a cuál le dedico mis pocos ratos libres.
Aprovecho para invitaros a que os apuntéis al Club de Lectura de La Font de Mimir, es abierto, tratamos todo tipo de géneros, y en la primera reunión que celebraremos en octubre comentaremos nuestras lecturas de verano, por lo que podéis acercaros libremente y probar la experiencia. Y si tenéis entre 12 y 16 años, en l’Aranya de Cerdanyola está abierta la lista de inscripción para un Curso de Escritura que durará hasta diciembre, en el que combinaremos la lectura, las herramientas para escritores y la creación de relatos.

Un abrazote enorme a todos y a disfrutar de esta última semana de agosto

No hay comentarios:

Publicar un comentario