No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

domingo, 11 de septiembre de 2016

Ganador del concurso de relatos juveniles

Como ya sabéis, pierdo los papeles por un buen relato y me encanta trabajar con jóvenes creativos, eso me lleva a organizar los talleres y cursos de escritura creativa de cada año.
Este julio, cuando finalizamos las clases, quise proponerles un reto. A partir de un suceso que les narré, les pedí que me enviaran un relato libre de 5 páginas. Tenían todo agosto para escribirlo.
Entre los participantes —había más de 25 chavales de entre 10 y 15 años en los talleres de la Biblio de Les Roquetes y l’Aranya Llibreria—, unos cuantos destacaron especialmente y fue complicado elegir al ganador pero, después de deliberar durante dos semanas, quiero felicitar a Marta Verges por su relato Un motivo para vivir.
Marta, encontrarás tu premio en la Biblio de Les Roquetes a principios del mes que viene.
Y aquí os dejo unos fragmentos de este relato profundo y conmovedor sobre la depresión y las ganas de vivir.
“El blanco, es la luz al final del túnel, la esperanza… Pero en la oscuridad en la que me encuentro no existe el final del túnel, no hay salida. (…) ¿Sabes qué significa mi nombre? Rio quiere decir ‘motivo para vivir’ y lo gracioso de esta historia es que yo no tengo ninguno”.
“Un gato que ha perdido una pata corre con las tres que le quedan. Corre. Corre. No es algo que resulte triste en absoluto”.
“Mientras le daba vueltas al asunto, ella se había despertado.
  —¿De qué color quieres ser?   

Su voz sonaba algo triste y apagada, era como la voz de un ángel el  cual  ya no puede volar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario