No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

martes, 13 de diciembre de 2016

Reseñas en juegos de mesa y rol: Dixit


FICHA TÉCNICA
Diseñador: Jean-Louis Roubira
Artista: Marie Cardouat
Editorial: Morapiaf
Idioma: Alemán, Español, Francés, Holandés, Inglés, Italiano, Polaco y Portugués.
Dependencia del idioma: Ninguna, sólo el reglamento.
Número de jugadores: De 3 a 6 (ampliable).
Duración de las partidas: 30 minutos, si llega.
Edad: A partir de 8 años.
Género: Familia – Grupos – Infantil/Juvenil – Fomento de la creatividad.
¿Qué hay en la caja?: 84 preciosas cartas (79×120 mm); 36 tokens de cartón (6 en cada color: blanco, rojo, rosa, verde, amarillo y azul); 6 meeples de madera en forma de conejito (uno en cada color: blanco, rojo, rosa, verde, amarillo y azul); reglamento; y el tablero de marcador, ¡que es la propia caja!
Final del formulario

¿CÓMO SE JUEGA A DIXIT?
Uno de los jugadores explica o narra una situación a partir de una de las cartas y el resto de jugadores tratan de adivinarla mediante votaciones.
Preparación
Se coloca el tablero al alcance de todos los jugadores, con los conejitos que representen su color en la casilla inicial; esa con el “0” bien grande J
A continuación, se reparten los tokens —a cada jugador según su color— numerados del 1 al 6.
Finalmente, se barajan las cartas y se reparten, la cantidad depende del número de participantes: 3 jugadores – 7 cartas; 4 0 + jugadores – 6 cartas.
La mano que nos ha tocado se ha de mantener en secreto.

¡A jugar!
  1. El jugador que tiene el turno se convierte en el narrador. Escoge una de sus seis cartas y, sin que ninguno de los otros jugadores la vea, narra una frase, un sentimiento —incluso puede producir un sonido…— relacionado con el dibujo. Es importante que la pista que dé no sea demasiado evidente, ya que esto le afectaría en la fase de puntuación de forma poco favorable.
  2. Después, cada jugador escoge una carta —de su mano— que crea o le parezca que esté relacionada con la historia del narrador. Aquí los jugadores oyentes pueden hacer que la votación final sea más compleja, dependiendo de las cartas elegidas. Pueden ponerse en juego cartas que den lugar a confusión o que sugieran lo mismo que la del narrador, y así despistar al resto de jugadores.
  3. Uno a uno le entregan las cartas al narrador y éste las baraja para que no se sepa el propietario de cada una.
  4. Una vez mezcladas, las coloca en la mesa una a una, formando una fila e indicando el orden. La de más a la izquierda es el 1, le sigue la 2, luego la 3… Explico esto porque a la hora de las votaciones, en alguna que otra partida, da lugar a errores del tipo: “¡Ah! Es que como estoy en el otro lado de la mesa pensaba que la 5 era la 2!”.
  5. Ahora los jugadores oyentes de la historia votan “en secreto” utilizando los tokens de cartón. Se trata de coger el token con el número que corresponda a la carta que creas del narrador. Por ejemplo, si crees que el rebuzno del narrador se corresponde con la tercera carta en la fila, eliges el token número 3.
  6. Una vez que todos los jugadores han tomado su token, se revelan todos simultáneamente y se procede a puntuar —avanzando sus conejitos tantos pasos como sean los puntos obtenidos:
  • Si todos los jugadores oyentes han votado la carta del narrador, se considera que la pista de éste ha resultado demasiado evidente, por lo que el narrador no puntúa mientras que el resto se anota 2 cada uno. Por ejemplo, el narrador dice “¡Hombre de hojas!” y en la carta es exactamente lo que aparece.
  • Si ninguno de los jugadores vota la carta del narrador, se considera que su pista era demasiado difícil, o que se le ha ido la olla vilmente, y como castigo no puntúa mientras que el resto suma 2 puntos cada uno.
  • En cualquier otro caso, tanto el narrador como los jugadores que hayan acertado, obtienen 3 puntos.
  • Como bonificación, exceptuando al jugador narrador, cada jugador que haya recibido un voto a su carta recibe 1 punto adicional.
  1. Una vez sabemos los puntos obtenidos, movemos al conejito de madera de nuestro color tantas casillas como puntos hayamos ganado. Se reparte una nueva carta a cada jugador y el papel de narrador pasa al jugador de la izquierda.
  2. El vencedor es el jugador que más puntos haya obtenido al finalizar el mazo de cartas.

OPINIÓN SOBRE DIXIT
¡Es un juegazo! Un must have en toda ludoteca. Tenemos un party game preciosamente ilustrado, muy sencillo de enseñar a jugar y apto para todos los públicos. No existe una temática que influya en los gustos de los jugadores, sino que se trata de dar rienda suelta a la imaginación y pasar un buen rato entre amigos y/o familia.
Según nuestra experiencia, el juego funciona de forma óptima con 5 o 6 jugadores, ya que de esta manera hay más opciones de elección e interpretación de las cartas.
El único punto negativo a destacar sería que, cuando llevas 4 o 5 partidas con las mismas personas, ya creas una serie de conexiones jugador-imagen, que te hacen deducir más fácilmente a cuál se está refiriendo el narrador. Es decir, que te conoces las cartas y la forma en que las explican. De todos modos, esto no es el fin del mundo, porque el galardonadísimo Dixit tiene expansiones para parar un tren ¡y puedes llegar a juntar más de 500 cartas!
Entre los premios que ha recibido encontramos: el As d¡Or Juego del año 2009 (Francia); el de Juego del año 2009 (España); el Premio del público en el Festival del Juego de Córdoba del 2009 (España); el International games award Party Game del 2010; el Spiel der Spiele del 2010, al mejor juego familiar (Austria); el Spiel des Jahres del 2010 (Alemania); y el Parent’s Choice Approved Seal del 2011 (EEUU).

Para los peques:
Nuestra experiencia con Max nos ha demostrado que existen pocos juegos con límite real de edad, todo depende de la creatividad que le pongamos, y en el caso del Dixit, ¡nunca mejor dicho!
Dixit es el juego ideal para estimular la imaginación de los más pequeños, así como para ayudarles a empezar a relacionar relatos, frases y vocabulario con imágenes. Algunas de las imágenes son realmente llamativas y, si tu peque tiene entre 1 y 5 años, disfrutará a tope con los juegos que puedas crear a partir de sus cuentos o dibujos favoritos —incluso sus juguetes— y las ilustraciones de las cartas.
Después, puedes empezar con juegos más complejos que le ayuden a motivar y ejercitar su creatividad, siendo él mismo quien creé las historias y tú quien adivine.
Otra variante es la que utilizo con mis alumnos de Escritura Creativa Juvenil. En ellos tengo alumnos de 9 a 16 años y utilizo juegos como el Dixit para crear disparadores creativos que les ayuden a romper con la página en blanco e iniciar nuevas historias.

EXPANSIONES DE DIXIT
Como juego premiado y favorito en muchas ludotecas, las expansiones no son pocas. Entre ellas podemos encontrar dos tipos diferenciados: las ampliaciones de cartas; y el Dixit Odissey (2011) que, además de permitirnos aumentar el número de jugadores, aporta nuevas mecánicas más complejas.
Del primer tipo encontramos: el Dixit 2 o Dixit Quest, la primera expansión (2010) con 84 cartas nuevas; el Dixit 3 Dixit Journey, versión del juego para EEUU (2012) con temática más oscura e ilustraciones de Xavier Collette; el Dixit Jinx (2012), versión con  ilustraciones abstractas por Dominique Ehrhard; el Dixit 4 Dixit Origins, con 84 cartas ilustradas por Clément Lefèvre; el Dixit 5 Dixit Daydreams, ilustrado por Franck Dion; y el Dixit 6 Memorias, con ilustraciones de Carine Hinder y Jérôme Pélissier.

Este juego es para ti si te gustan títulos como: Érase una vez…¡Sí, Señor Oscuro!; o Kaleidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario