No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

domingo, 5 de febrero de 2017

Fragmento de "Las Bocas de la Montaña"

‹‹El zorro se sentó en la mesa y me miró mientras se limpiaba la boca con la servilleta.
—Somos guardianes —dijo.
—Vigilamos las bocas, los lugares de mayor intensidad energética, donde lo antiguo y lo nuevo se mezclan. Es decir, los seres del bosque y los hombres —explicó el perro.
—Pero en todas partes hay figuras —puntualicé.

—Hubo un momento en que empezasteis a copiar nuestra forma para protegeros, después nos olvidasteis y se pusieron de moda para los jardines —rió el zorro››.

Fragmento de Las Bocas de la Montaña. El Señor del Viento, de Isabel del Río (Ediciones Atlantis)


No hay comentarios:

Publicar un comentario