No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

miércoles, 8 de marzo de 2017

“Las Bocas de la Montaña” y su escritura

Cuando escribí “Las Bocas de la Montaña. El Señor del Viento” (Atlantis) mi intuición y sentidos se dispararon, desvelándome secretos más allá del velo. Y escuchando susurros de la naturaleza y los espíritus, no pude dejar de escribir hasta poner el punto final. Después, convertí esa historia en novela, añadiendo y puliendo lo necesario para que fuera legible y entretenida, pero me pregunto hasta qué punto fue una canalización.

Eso os lo dejo juzgar a vosotros


No hay comentarios:

Publicar un comentario