No existen sanadores, sí personas, pequeños-grandes guías y maestros que nos ayudan a avanzar, a reconocer y aprovechar nuestro potencial, a encontrarnos a nosotros mismos, a ser autosuficientes y alegres. Libres. Sin miedo.

miércoles, 26 de abril de 2017

Experiencias en ANIMA

Cuando una madre te escribe buscando consejo y, al cabo de un mes de estar en contacto, te escribe algo así.

‹‹Le has ayudado a él, a mí, y a todos. Tus palabras me han aportado confianza, energía, fuerza... Ni siquiera sé definirlo, es como si me estuvieses abriendo poco a poco una puerta que antes no me dejaba ver muchas cosas.››

Gracias por esta calidez, por dar sentido a mi trabajo.

¡Un abrazo enorme!


No hay comentarios:

Publicar un comentario